miércoles, 19 de septiembre de 2007

Como duele crecer

Hace unos días, al pasar de un estado de ánimo no muy bueno; me dí cuenta de que muchas personas a mi alrededor ( a unas las conozco a, otras sólo las leo por sus blogs) pasan o pasaban por una situación similar a la mía.

Sí, me cuestionaba acerca de la vida, de como me imaginaba en un futuro no muy lejano, que es lo que veía antes de llegar a todo eso y lo que de verdad quería hacer. Para mi siempre es una pelea constante entre lo que quieres hacer y lo que debes hacer, pero al final siempre me queda la satisfacción meramente personal de que lucho por aceptar la vida que me toca y por obtener elementos mejores que ayuden a que esos momentos, pasen como un simple malestar.
Llevo tratando días escribiendo este post y casi todo me indicaba que esto terminaría en uno de mis trágicos y fatalistas post, espero que no.
Hoy simplemente llegué a mi trabajo y trate de disfrutar el paisaje que en muy pocas ocasiones se puede ver así en la ciudad, me tomé las cosas con más calma y el ambiente definitivamente se tornó diferente. Recordé cuando estaba en la Universidad, de mis amigos y la fiesta a la que fui el sábado en la que además de hablar de los últimos e interesantes acontecimientos de nuestras vidas (jejeje), intercambiamos experiencias con los que ya tenemos hijos, me dí cuenta de que estamos creciendo y que en algunas ocasiones no nos gusta aceptarlo y duele por que aveces nos predisponemos y nos negamos a hacerlo incluyéndome.
En lo personal, lo que me espanta de darme cuenta de que estoy creciendo, no son las responsabilidades, ni los obstáculos, ni las canas, arrugas, no nada de eso. Lo que realmente me espanta es darme cuenta de que al final, uno se puede frustrar por cosas que sí son indispensables en la vida pero no tan importantes como para dejar que trasciendan y por consiguiente no estar bien contigo y los que te rodean. Sólo quiero pasármela bien, disfrutar lo que tengo, seguir luchando por alacanzar lo que quiero y no derrotarme en el intento.
Me llena de mucha satisfacción y alegría recordar todas esas hazañas con los amigos, darme cuenta de que entramos en una etapa diferente, que ya no somos aquellos estudiantes con huipiles oaxaqueños añorando y luchando por nuestra libertad de ideas, tratando de desmenuzar y analizar todo con una actitud que rayaba en la soberbia y resultama molesto; pero creo que todos coincidimos en que aún somos los mismos soñadores que tratan alcanzar lo que a gritos su interior les demanda.
P.D. 1. Gracias a todos los que han dejado comentarios y siguen aqui.
P.D.2. Al las críticas que andaban por ahí, sé que aveces no tengo la mejor manera de relatar las cosas, pero sí tengo el valor de abrir un blog postear, dejar y aceptar las críticas que vengan.
P.D.3. Para eso es un blog, para escribir lo que a una se le da la gana o acaso ¿hay alguna regla que indique lo contrario?

5 comentarios:

tu chica yeye dijo...

pues si asi es... vida solo hay una y hay que hacer los que nos venga en gana, esten o no los demas de acuerdo.

legh dijo...

Pues no ha acabado como un post fatalista, comparto y coincido contigo y ademas espera...que aun nos queda mucha vida por delante y hay que mirarla con la misma garra. Es como una muñeca rusa.Te quiero

Libradita dijo...

Bien diche Quetzalli, es complicado adaptarse a las exigencias de la vida cotidiana sin perder de vista los sueños que tuvimos siendo chamacos inverbes o como se escriba. ¡ánimo!

Un abrazo

Don Pisador dijo...

te quedo al tiro tu entrada! y de verdad que te tardaste en hacerla! pero vientos! saludos! y gracias por los comentarios en mi blo'!

Ursula Amaranta dijo...

clap, clap. Esa es Quetzalli...cuando escribes cosas desde dentro y sin respetar lineamientos de como escribir en un blog (q todavia no existen)sale la verdadera Bety. Asi es, ya dejamos los huipiles oaxaqueños, hay que aceptar que las cosas cambian pero como dices tu, no sentirnos frustrados por eso, hay que ser felices ¿que no? trabajando en una oficina, vendiendo cosas, demasiado cerca o demasiado lejos de casa, con hijos, sin hijos, con dinero o sin dinero, el futuro que nos llego se torno bien distinto al que creiamos pero no fue peor y tiene muchas cosas buenas.

Gracias

Estadisticas y contadores web gratis
Estadisticas Gratis